Cuba, México, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina, Uruguay

Los Reyunos, Mendoza

Luego de una semana de lluvias constantes y mucho descanso en Potrerillos, recorrimos la ruta 40 para llegar a la zona de San Rafael haciendo nuestra primer parada a 35km de la ciudad: Los Reyunos.

Encontramos aquí el dique mas bonito que hemos visto en el mundo, de aproximadamente 750ha y alimentado por el río Diamante. Su imponente entorno natural con aguas turquesas y cerros de colores cambiantes lo convierten en un paraíso accesible para cualquier visitante en la provincia de Mendoza.

Qué hacer en Los Reyunos?

Cualquiera sea la época en la que vayas, el presupuesto que tengas o tiempo que dispongas, visitar Los Reyunos es un MUST de esta provincia. Opciones hay varias, te contamos cuales:

Club de Pesca:

En el pintoresco Club de Pesca uno puede pasar el día (costo de ingreso por persona $270) o bien quedarse en alguno de sus hospedajes: Casas de alquiler, Apart hotel o uno de sus 3 campings que se entremezclan perfectamente en la montaña sin afectar la vista y la naturaleza.

En este mismo predio hay 2 proveedurías, parrillas, restaurante y una cervecería con hermosas vistas para que puedan disfrutar al máximo una escapada a este lugar soñado. Nosotros pasamos aquí 3 días y hubiéramos estado más de no ser por la cantidad de gente que se amontona los fines de semana en temporada alta (especialmente en la zona de parrillas públicas) con parlantes gigantes y música a todo lo que da.

Para los que prefieran mas tranquilidad y si aun hay parcelas disponibles, pueden ascender a los campings más alejados que aunque mas distanciados del acceso al lago, sus vistas son hermosas.

Como actividad principal, disfrutar de las vistas y refrescarse en el dique fue nuestra preferida, sin embargo hay cientos de opciones para todos los gustos, presupuestos y estadías. Se destacan los deportes náuticos como Kayak, canoa o catamarán, la pesca y el windsurf. Para los más grandes también hay canchas de básquet y tenis y para los peques hay zonas de juegos y piletas públicas.

Club UTN

Disfrutar del entorno natural y la belleza del lago puede hacerse también desde el Club de UTN que dispone de hotel y hostel, restaurante y pileta.

Parque aventura Kaike

En la base de Los Reyunos se puede visitar Kaike, un centro de turismo aventura que invita a grandes y chicos a pasar un día único entre tirobangi, cabalgatas, circuitos de mountain bike, rappel y otros trekkings por los senderos de roca. La entrada es sin cargo y uno abona por las actividades que desea practicar. Cuenta también con una pileta flotante ideal para días de verano.

Te invitamos a ver un breve video de Los Reyunos en nuestro canal de Youtube y acompañarnos a disfrutar otras joyas Argentinas y lugares únicos en el mundo siguiéndonos en nuestras redes Facebook, Instagram o Pinterest

Dato: (Una parte del recorrido es de ripio y se sugiere consultar el estado de los caminos en días posteriores a lluvias, nieve o climas adversos)

Embalse Trapiche

El segundo destino en nuestro Roadtrip por Argentina fue San Luis. Llegamos desde Córdoba y fuimos directo a Potrero de los funes a tan solo 18km de su capital.

Este valle es el lugar ideal para conectarse con uno mismo y con el entorno natural. Un lugar que transmite paz y tranquilidad. Su abundante y aromática arboleda, su lago rodeado de sierras y su pequeño pero encantador centro lo hacen un destino ideal para relajarse unos dias, con o sin niños.

Desde aquí hay algunas actividades que pueden hacerse, como senderismo / trekking, rutas de montaña en bicicleta, visitar pueblos aledaños o nuestra elegida: descansar. Elegimos pasar 2 días en el «Parque Nativo» dónde uno puede meterse al lago, hacer kayak, andar en bote a pedal o bien hacer un asado dentro del predio gratuito con todas las comodidades incluso baño y despensa.

Muy cerquita del parque se encuentra el lujoso hotel Potrero de Los Funes ubicado a la vera del lago, a 1000mts sobre el nivel del mar. Ofrece visitas realmente hermosas y su cafetería flotante esta abierta al público en general. Sin embargo en tiempos de pandemia es de uso exclusivo para sus huéspedes. Es una alternativa para tomar un cafecito y cargar energía rodeados de naturaleza.

En busca de otras fuentes naturales de agua avanzamos a Trapiche que aunque dice ser uno de los lugares más turísticos, el dique y sus rios ofrecen lugar a todos los visitantes sin amontonamiento (ideal en tiempos de COVID19)

Apenas 39km de su capital, esta localidad se caracteriza por sus ríos, arrollos y conservación medioambiental. Al igual que Potrero, la actividad principal es el relax, solo basta frenar en cualquier parte y chapotear en sus aguas frescas. Tanto en la parte céntrica cómo todo alrededor de embalse, este valle tiene un lugar hermoso para frenar.

Nuestros lugares recomendados alrededor de Trapiche:

  • Para familias sin niños pequeños les recomendamos visitar «Los siete cajones», un rio con piletones naturales a menos de 4km del centro. Importante llevar buen calzado ya que el acceso es pura roca.
  • Centro de conservación de la vida silvestre: con o sin niños es un lindo paseo por la reserva. Lo que un dia fue zoológico hoy funciona como centro de rehabilitación de animales silvestres provenientes de rescates y decomisos.
    Tiene 2 senderos disponibles: «El Chañares» caminata autoguiada de baja dificultad y duración de aproximadamente 1/2hs y «El sendero de los pumas» de baja dificultad e igual duración pero con guia autorizado, aquí se visitan pumas rescatados.
    Esta es una actividad totalmente gratuita.
  • Riocito: uno de los tantos rios pero alejados del centro. Solo basta poner el GPS y dejarse llevar (requieren auto o bicicleta). Al llegar encontrarán una bajada pública, pero avanzando unos 200mts mas por camino de tierra encuentran el mejor spot donde pasar el día. Aguas cristalinas, poca gente, sombra y naturaleza pura. Aqui hay niños de menos de 12 años que dicen ser los dueños del lugar y cobran estadía de $300 el auto o si llegaste sin vehículo $150 la sombra…
  • Rios del centro: en cualquiera de sus 4 puentes o mismo sobre la calle Costanera se encuentran bellísimos lugares poco explotados para disfrutar. En éste último hay además caballos para pasear y por la noche arman el paseo de los artesanos y hay shows infantiles que concluyen la estadía perfecta de una visita a este lugar.
  • Costa parador: Un lugar hermoso para pasar el día. Con canchas de volley, alquiler de kayak, baños, asadores, despensa, clases de zumba y otras actividades a la ladera del embalse. Para quienes buscan un poco mas de movimiento y no cuentan con una casita rodante equipada, es una excelente alternativa. Cobran $300 por persona y los fines de semana está en su mayor esplendor.
  • Ruta del Macizo Central: Un imperdible recorrido sinuoso que conecta Trapiche (La Carolina) con Nogoli. Llega a alturas máximas de 2100mts. Una ruta de aproximadamente 50km (1 hora solo ida) para hacer en auto / casa rodante (aunque la ruta estaba plagada de ciclistas en excelente estado físico y con equipamiento profesional).
    Las vistas son realmente sorprendentes, la soledad de los caminos permiten escuchar el silencio y la posibilidad de avistar cóndores hacen de este recorrido un plan perfecto.
    Los extremos del recorrido: En La Carolina uno puede visitar la antigua mina de oro con túneles de mas de 300mts. Se accede con guía y su entrada tiene costo.
    En Nogoli no hay mucho que hacer, es un pueblo muy pequeño sin atractivos que merezcan la pena una visitar más que una vuelta por las antiguas construcciones.

Estas son nuestras localidades elegidas de la provincia de San Luis. Especiales para viajar en pareja o en familia con niños. Es un destino de relax, en donde las principales actividades se basan en el descanso, la observación y apreciación de la naturaleza, un destino que en pocos días logrará recargar las energías y seguir camino totalmente renovados.

Mirá el video de Youtube en

lago san roque carlos paz

Córdoba es una provincia a la que siempre volvemos porque nos encanta su paisaje, su clima y su gente. Además, es el lugar ideal para vacacionar con niños porque lo tiene todo.

Te contamos los lugares y balnearios que visitamos y lo mejor de cada una:

Villa Carlos Paz
Es de nuestros lugares preferidos porque tiene una mezcla perfecta entre entretenimiento y naturaleza. La ciudad esta enmarcada en el Lago San Roque que aunque ahora muy bajo por las sequías, brindan maravillosas vistas desde cada punto de su circunvalación. Es el lugar perfecto para alojarse, hacer base y recorrer sus alrededores.
Durante el día la preciosa Costanera del lago es espectacular para tomar mate, caminar o andar en bici entre palmeras. También recorrer su parque lleno de gigantescos árboles o subir en aerosilla al cerro en un paseo imperdible de más de 600mts de recorrido. Durante la noche el centro se llena de vida, solo resta caminar por su renovado puente peatonal para ver circos callejeros, ferias de artesanos, estatuas vivientes, personajes como pepa pig o mickey caminando saludando a los chicos, gente en sancos ofreciendo un sin fin de obras de teatro, y mucha oferta gastronómica basada en pizza, pasta, parrilla, café y helado.

Cabalango
Una localidad ubicada a menos de 15km de Carlos Paz que todavía sigue sin aparecer en el mapa pero que ofrece una postal de la sierra con un río tranquilo que se desliza entre grandes piedras formando pequeñas cascadas y ollas naturales para nadar. Los vendedores de pastelitos y churros abundan. Es el lugar ideal para ir con la familia y que los más peques puedan disfrutar sus aguas calmas. La ladera del río se extiende más allá de la zona de estacionamiento popular y quien camine entre las rocas podrá encontrar un buen lugar exclusivo lejos de los tumultos de los fines de semana.

Cosquín
Una localidad que tiene su fama bien ganada por ser el epicentro del festival nacional de folklore. Se puede visitar el estadio, subir el cerro pan de azúcar para tener unas vistas espléndidas de la ciudad y ver dónde nace el rio Cosquín que recorre toda la ciudad, donde además se pueden refrescar o pasar el día abajo de sus frondosa arboleda.
Para llegar se puede tomar la nueva autopista que cruza el embudo del dique San Roque, una obra muy esperada por todos los cordobeses que ofrece maravillosas vistas. Lastimosamente la gente no cuida el medioambiente y la basura invade los ríos y espacios verdes junto al río. A diferencia de años anteriores notamos la costa muy sucia.

Icho cruz- mayu sumaj

Un hermoso lugar en un entorno natural y agreste dónde se ubican paradores de ambos lados de la playa del río. Más recomendado para amigos o adolescentes ya que que pasan música bastante alta. Allí se alquilan sombrillas y ofrecen servicio de comidas y bebidas en la playa.

Cuesta blanca
Una pequeña localidad encantadora sobre el rio San Antonio, la última antes de la zona protegida, que esconde un secreto bien guardado: la playa de los hippies. Un lugar agreste, en un paisaje natural ideal para aquellos que quieran escapar de las multitudinarios balnearios de la zona. Famosa entre los jóvenes. Se puede acceder a nado, o en 5 minutos a canoa (con costo).
También se puede visitar a pie el diquecito. Un lugar donde el rio se encajona y cae con fuerza.

Córdoba se los recomendamos si viajan solos, con amigos, con familia o en pareja. El Valle de Punilla lo tiene todo para que pases una excelente estadía con el tipo de actividad que te guste.

Primer mes en casa rodante

A medida que pasan los días vamos descubriendo las pequeñas diferencias que hacen a una vida rodante de una vida en una casa fija. A pesar de que ya teníamos experiencia en casas rodantes, en esta oportunidad vamos equipados con cocina, baño, ducha y viajamos por mucho tiempo y con un niño de 3 años, a diferencia de nuestras experiencias anteriores en Nueva Zelanda y Australia donde llevábamos una vida bien de mochileros.

Esta es nuesta experiencia y los nuevos hábitos de consumo y de vida que estamos adquiriendo:

Conciencia ambiental
Aunque hace rato somos consientes de la importancia del cuidado del medioambiente, de repente nos volvimos más detallistas con el cuidado naturaleza que nos rodea (que al fin y al cabo resulta ser el patio de nuestra casa)… somos realistas de la basura que generamos, de la importancia del sol para generar energía y de los árboles que nos dan sombra para dormir, de la calidad del agua para tomar, y de la importancia de su uso consiente cuando nos bañamos, cuando lavamos los dientes, las manos, los platos o las frutas. Tenemos mesura de la energía que consumimos, apagando las luces cuando no las usamos, o dejando desenchufados los artefactos si no los necesitamos.

Nuevas reglas de limpieza
Entrar y salir de la camioneta es llevar y traer piedras, tierra y pasto en los zapatos. Por eso designamos un lugar donde ponerlos antes de entrar y solo se ingresa descalzos.
Sacamos la basura a diario ya que junta olor y ocupa mucho espacio.
Siempre tenemos una escoba a mano para barrer y no arrastrar la suciedad a otros sectores.

Los platos se lavan, se secan y se guardan a medida que se usan.

Mantener el orden
La norma es: si sacas algo lo volves a poner dónde estaba. Esto sirve para que no interrumpa el paso y que lo volvamos a encontrar donde lo pusimos.
También impusimos otra regla: las cosas que más usamos están más a mano y son de acceso rápido. Las que no, se guardan más al fondo (por ejemplo en el baúl).
El espacio de guardado está lejos de ser infinito, es más bien es reducido y a veces se torna engorroso sacar todo para agarrar algo que necesitas todos los días. No parece trivial pero lo es, a menudo nos replanteamos reordenar para estar más cómodos con las cosas que más usamos
También es importante que al viajar todo quede guardado para que no se mueva o se caiga.

Paciencia
Moverse en espacios tan reducidos implica practicar la paciencia. Parece que no pero estamos acostumbrados a tener todo a mano, a realizar acciones semi-automáticas o inconscientes a diario.
Que haya que esperar cuando alguien está cocinando para pasar a cambiarse. Esperar a que todos terminemos de comer para armar la cama de Tato. Prender el inversor para enchufar a 220v o el simple hecho de bañarse implica secar paredes, muebles y piso del baño para evitar que se filtre agua o junte hongos.

Esperar o avisar para abrir la puerta del baño. Esperar a que se seque la ropa para seguir camino. Siempre estar listos y con todo ordenado para movernos a cargar agua, nivelarnos para dormir y encontrar un lugar seguro y silencioso. Para todo esto hace falta bajar el ritmo, tomárselo con calma

Logistica
Cómo dijimos anteriormente el uso del agua, la energía y la comida pasaron a ser factores claves de todos los días, y lo que podamos almacenar de ellos determinan nuestra autonomía. 150 litros de agua limpia, 97 litros de heladera y 200ah de batería son números que tenemos que recordar a diario. Por eso antes de planificar nuestra estadía en un lugar solitario, cargar agua, cargar la batería con los paneles o el alternador y tener la heladera con nuestros infaltables es regla.

Cómo conclusión creemos que nuestra capacidad de adaptación es la clave para disfrutar al máximo nuestro nuevo y temporal estilo de vida. Si bien tenemos todas las comodidades que podrías tener en tu casa, es imprescindible ser más flexible a la hora de elegir para comer, tener todo tu ropero a disposición, una bañadera llena para relax, acceso a internet para mirar el último capitulo de tu serie favorita y comida almacenada por más de 3 días… Estamos en constante evolución y aprendizaje, de eso se tratan, para nosotros, los viajes.

Camping las tejas Zarate motorhome viaje

El camping de Las Tejas en Zárate, Buenos Aires fué uno de los primeros lugares en reabrir sus puertas en tiempos de pandemia. Para mediados de Octubre 2020 cuando las provincias e intendencias empezaban a flexibilizarse, aquí nos recibían con su naturaleza intacta.

Bosques de pino, playitas de arena con salida al rio, vista panorámica al puente de Zárate Brazo Largo y sus gigantes barcos de carga que no dejan de sorprender por su tamaño e ingeniería. Caballos, cuatriciclos, pesca, kayaks, senderos de caminata y mountain bike y hasta una pista de wakeboard… una mezcla de naturaleza con robustez que lo convierten en una escapada ideal cerquita de Capital Federal donde actualmente residimos.

No eran muchas las opciones para viajar en tiempos de COVID, sin embargo, algunos lugares estaban abiertos y desesperados por un poco de verde nos aventuramos hasta aquí… Además, desde que compramos la Sprinter y terminamos de carrozar a El Bunker no habíamos podido llevarlo a pasear!

Este espacio tiene mucho para dar, pero lamentablemente está muy venido abajo…¿serán los 7 meses de pandemia, o el descuido sostenido en el tiempo? Más allá de su estado de conservación, este lugar es un oasis cercano a la ciudad. El sonido de los pajaros y sus enormes arboles de desconectan y te conectan de una forma maravillosa.

Es un lugar ideal para ir con amigos…. y si bien también es hermoso para ir con chicos, hay que tener en cuenta el estado de conservación y las reglamentaciones del sitio para asegurarse una estancia segura. Para quienes viajan con niños hay que saber que allí van grupos de gente con cuatriciclos que andan por todos lados sin control alguno, arruinando no solo la tierra, la visual y la tranquilidad sino también poniendo en riesgo a nuestros chicos. Algunos también eligen escuchar cumbias ensordecedoras en vez de pajaritos, asi que hay que tener en cuenta en donde uno elige poner su carpa o casa rodante y que día de la semana ir. Siempre que se pueda es mejor ir durante la semana en vez de sábados, domingos o feriados.

Las mesas, los baños y algunas de sus atracciones (como los barcos) están muy venidos abajo, oxidados y con tablas rotas, por lo que recomendamos una constante supervisión por parte de los adultos. Por suerte, nuestra casa rodante está equipada con todo como para no tener que depender casi del camping. Tenemos cocina, baño, paneles solares, heladera, congelador, ventiladores, etc! Pero para quien va en carpa o a pasar el día, notará la dejadez y el poco mantenimiento.

Hay varios sectores de hospedaje, teniendo en cuenta que este predio gigante con opción de acampar, cabañas, vagones, camarotes en barco y posadas con vista al río. Se puede también ir a pasar el día de Lunes a Lunes sin necesidad de quedarse. Hay 3 proveedurías y hasta ofrecen comidas hechas. Sus precios son accesibles y su gente muy amable. Ideal para disfrutar el tiempo al aire libre sin alejarse mucho de casa.

Esperamos les sirva nuestra experiencia y se animen a viajar pronto.

Datos del Camping Las Tejas: Dirección: Ruta 12 KM 95, Zárate, Provincia de Buenos Aires – Encontralos en las redes como: @campinglastejas

Cuba mágica

En el avión volvimos a escuchar el español después de tantos meses en países de habla extranjera (volvíamos a América después de casi 2 años en Australia, Filipinas, Myanmar e India).

Incluso antes de aterrizar sentimos la calidez y simpleza de los cubanos. Nuestra primera vez en Centroamérica se materializaba y de una forma muy positiva. Los locales nos daban la bienvenida con abrazos y besos y nos dejaban entender que todos los hermanos latinos eran bienvenidos a su país, y sobre todo, aquellos que provienen de la tierra de su querido “Che” (Ernesto Che Guevara).

Es imprescindible conocer un poco de la historia para entender el presente de Cuba. Desde 1959 y después de la Revolución Cubana en contra de una dictadura, Fidel Castro fue el presidente socialista que convirtió al país en uno de los últimos lugares del mundo en el que subsiste este modelo, el mismo que es motivo de aplauso y crítica dependiendo de quien dirija la mirada. Desde 1989, con la caída del bloque comunista y el muro de Berlín, Cuba entró en una época difícil, de aislamiento económico, productivo y de bloqueo Estadounidense que les dificultó, pero no impidió del todo, el desarrollo de la industria interna. Los trabajadores fueron entonces plenamente estatales, recibiendo sueldos insignificantes y cuotas alimentarias controladas con sistemas de libreta.  Regía sobre la sociedad un sistema de control temerario; aquellos que hablasen o se manifestasen en contra del gobierno, portasen dólares americanos o manifiesten libertad de expresión, serían aprisionados, multados o incluso asesinados. Sin embargo, desde hace unos años, tras la muerte del líder comunista y la sucesión del poder a su hermano Raúl Castro, algunas cosas cambiaron; una de ellas es la posibilidad de trabajar de manera independiente con una licencia habilitante; la mayoría se dedica entonces al turismo, rentando una habitación en su casa o bien trasladando extranjeros en un cacharrito viejo que funciona de taxi.

En la vía pública no existe la publicidad comercial propiamente dicha, sino que hay carteles y paredes pintadas con frases políticas, de la revolución y del orgullo a la patria distribuidas por todo el país. Hay tantas ya que aturde. Aquellos que son fieles al sistema lo son al 100%, y quienes se oponen, lo hacen en misma proporción. El arma más fuerte de la revolución fue, y es en menor medida ahora, el chismerío; se crearon comités de revolución en cada una de las comunas, una especie de chivos expiatorios que actuando como un vecino más, están atentos a las conversaciones contra el gobierno y delata a los agitadores o desertores.

A diferencia de muchos, aterrizamos en el aeropuerto de Holgín, al sur de la isla. De allí nos dirigimos a Guardalavaca, una playa paradisíaca que nos recibió con un huracán y nos impidió disfrutar de sus aguas caribeñas.

Escapando de un clima lluvioso y con ganas de ver un poco más del país, nos fuimos a Trinidad, del que habíamos escuchado solo buenos comentarios que confirmamos tan solo entrar al pueblo. Su arquitectura colonial, sus calles de adoquines y coloridos caserones con enormes puertas y ventanales decoradas con herrajes de época logran un paisaje único. La gente, tan amable y abierta y el famoso “Club de la música” que nos permitió conocer muchos lugareños y vivir una noche a su estilo: tocando la guitarra y cantando improvisadamente sentados en la calle hasta que la policía creyó que había sido suficiente.

Cabalgamos por sus alrededores entre plantaciones de caña de azúcar, para llegar a una hermosa cascada de agua cristalina donde pasamos la tarde tomando ¨Guarapo¨ la bebida local hecha a partir de caña de azúcar y limón. Otro día pedaleamos hasta la playa cercana de ¨Arcón¨, que no tiene mucho que ofrecer ni que envidiar.

Apretados por el vuelo que nos imponía una fecha de salida, tomamos un taxi compartido hasta Viñales, dueño de los mejores campos del tabaco del mundo y de una belleza inexplicable gracias a su paisaje abstracto rodeado de ¨mogotes¨. Hicimos un recorrido por sus tierras rojizas hasta las casas de secado donde degustamos habanos puros hechos artesanalmente. Al día siguiente pasamos un día de sol en las hermosas playas del Cayo Jutías y por la noche encargamos langosta de cena en la casa donde nos estábamos hospedando. Reticentes a querer dejar este pequeño lugar, decidimos pasar otro día en un camping local cercano disfrutando de la pileta.

Finalmente llegamos a la gran ciudad: La habana. Donde sus habitantes buscan una alternativa para sobrevivir con sus U$D18 de sueldo mensual, ya sea enamorando extranjeros, engañando al turista o inventando cuentos fabulosos para sacarte de manera sorpresiva algún que otro verde. En esa ciudad sí que se siente la desesperación y la famosa “Jineteada” (término que ellos utilizan para determinar a quienes engañan al turista para sacarle dinero). Nos sorprendió la vestimenta de hombres y mujeres. Ellas visten muy provocativas, tanto las jóvenes, las mayores y las colegialas desfilan con colores brillantes, ropa ajustadísima, polleras cortas y escotes pronunciados y los hombres andan de un blanco pulcro luciendo cadenas y accesorios de oro que obtienen del tráfico ilegal de indumentaria o se lo piden a turistas.

Para nuestra sorpresa, Cuba (o al menos las zonas turísticas que visitamos) resultó un país mucho más desarrollado de lo que esperamos, con ciudades limpias, carreteras amplias y bien mantenidas, casi sin autos (debido al alto costo y los bajos sueldos) y con casitas humildes pero acogedoras que mantenían sus puertas abiertas para que sus amigos y vecinos entrasen cuando quieran. Se la pasaban sentados en su silla hamaca desde donde conversaban a los gritos con quienes pasen por allí y siempre pero siempre escuchando música. Se aprecia una atmosfera caribeña rodeado de sol, palmeras, música y mojitos donde se respira un estilo de vida relajado.

Al cabo de unos días nos dimos cuenta de que aquellos lugares que visitamos quedaban en un segundo lugar, porque la atracción principal era la gente. Los cubanos. Nos es imposible referirnos al país sin hablar de ellos: Autodenominados ingeniosos e inventivos, por las necesidades que los azota; son cuenteros por excelencia, como ellos dicen, “le dan a la muela”,  son conversadores, y ya no temen hablar con cierta libertad de sus opiniones políticas. Una raza extraña de personas con una perspectiva del mundo influenciada por la información deformada de los medios de comunicación estatales, las películas, la televisión, las charlas con los turistas o testimonios de aquellos que sobrevivieron a la osadía de emigrar a su país vecino (Estados Unidos) donde rige la ley de “ajuste cubano”, conocido como pie seco, pie mojado. Un vecino al que muchos patriotas cubanos odian pero otros veneran, que algunos lo tildan de enemigo público pero otros lo toman como ejemplo a seguir, que supone ser la raíz de todos sus problemas pero eje de todas las soluciones.

Sus rasgos físicos corresponden a una clara combinación entre los colonos españoles y los africanos que fueron traídos como esclavos para cosechar la caña de azúcar y el tabaco. De su mezcla surgieron los mulatos caribeños que enlazaron los sonidos de la guitarra y los tambores para formar el ritmo Mozambique, la salsa y la rumba cubana, aquella que suena en las calles o en vivo en todos lados y que llevan marcada a fuego en la sangre, y tienen un talento natural para bailarlo al punto de que pareciera convertirse en su mayor fuente de energía diaria.

Creímos que Cuba nos gustaría, pero no nos gustó… nos fascinó. Cada día y a cada paso veíamos algo que nos sorprendía. Cuba es único en el mundo y en cierta forma su estilo de vida es envidiable. Cuando le preguntamos a un taxista (a los que más les encanta hablar) cuál es la mejor palabra que define a un cubano, nos dijo ¨Conformismo¨ y que “recibir un dólar les hace feliz”. Confirmamos en los 13 días de estadía que efectivamente el chofer tenía razón; el cubano come lo que puede, no lo que quiere; compra lo que hay disponible, y no lo que necesita, vive como puede y se conforma con lo que tiene.

El cubano es conformista. Come lo que puede, no lo que quiere; compra lo que hay disponible, no lo que necesita, vive como puede y se conforma con lo que tiene

Chofer de un taxi en Cuba

Aunque sus conversaciones con el país de los gringos están haciendo menguar el futuro político y económico del país, siempre la recordaremos tan autóctona y especial como en sus últimos tiempos socialistas.

Mirá nuestra selección de fotos AQUI