Con motorhome en familia

vacaciones en familia

Arribamos a Sydney con algunos días de anterioridad para visitar a nuestra vieja amiga Mary que siempre está dispuesta a demostrar su hospitalidad y cariño. Ya la consideramos una madre postiza que siempre nos hace acordar a nuestra patria, y nos espera con medialunas, mates y charlas de chusmerío y política de por medio.  ¿Su recompensa?  nadie lo dice, pero ya se sabe: Una comilona de guiso de lentejas que atesora sus restos en el freezer por los próximos meses. Otra vez nos despedimos de ella, para dar una nueva bienvenida.

Recibimos la visita de parte de la familia argentina, y estábamos ansiosos por mostrarles lo que habíamos visto y aprendido en este sorprendente país.  Por eso no hubo discusión alguna cuando se propuso viajar al estilo Australiano (montados en una casa rodante para 6 personas completamente equipada con cocina, televisor, heladera, microondas y baño con ducha) y seguir un sencillo plan de vacaciones ¨SIN PLANES¨. Solo conocíamos las fechas de arribo y de regreso.

Así fue que votábamos a diario si quedarnos o movernos, los nuevos destinos y actividades que serían para todos los gustos,  buscando unas  vacaciones democráticas, deliberadas y sobre todo relajadas.

Mezclamos un poco de sentido común, con recomendaciones de la siempre presente Lonely Planet y algo de investigación para empezar a recorrer kilómetros de interminable naturaleza perteneciente a los parques nacionales Australianos, pasando por innumerables playas, bosques, montañas y lagos. Cada rincón parecía ser único e irrepetible y que valía la pena pasar el resto de las vacaciones allí.

vacaciones en familia

Durante el trayecto la casa rodante fue nuestro hotel  (aunque el baño estaba  disponible “para lo segundo” solo en caso de extrema urgencia). Nos fuimos alojando en lugares como lujosas Caravan Parks estratégicamente ubicados, con pileta, saltarines y salas de cines, hasta en parques de exhibiciones con carreras de caballos, y hasta incluso en estacionamientos gratuitos con facilidades básicas cuando era posible y aún nos quedaba batería eléctrica en la motorhome. En todos y cada uno de ellos nos encontrábamos con docenas o cientos de otros viajeros, mayormente retirados, que optaron por ese estilo de vida para el resto de sus días.

Las actividades las organizábamos con un día de anterioridad o muchas veces el mismo día, y ya  que contábamos con todas las comodidades a bordo, cada uno optaba por relajarse, tocar su instrumento musical,  leer un libro, descansar, recorrer el pueblo o disfrutar de la naturaleza que nos rodeaba sacándole fotografías, haciendo alguna caminata o en busca de animales salvajes.

Si bien cada uno tenía sus horarios y sus gustos alimenticios, nos la arreglábamos para desayunar o cenar en familia algún asado / pescado cocinado en la ¨parrilla/plancha Australiana¨ o el ya famoso pollo rostizado de 12 AUD del supermercado que Richard siempre tenía preparado ¨por las dudas¨.

vacaciones en familia

Cada uno disfrutó a su manera,  conocimos la costa Sureste de Australia y recorrimos la famosa Great Ocean Road. Vimos Canguros, Wallabies, Posums,  Wombats, Emus, Víboras, hormigas toro, miles de pájaros y hasta medusas del tamaño de una cabeza humana. Pero todo ello pasaó a jugar un papel secundario en unas vacaciones que fueron excusa de una visita familiar anhelada y disfrutada.

Despedimos la familia, despedimos la ciudad y nos dirigimos una vez más al medio de la nada… con nuevo trabajo, esta vez nos aventuramos al Noroeste del país a un lugar llamado Fitzroy Crossing…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *