Almohadas de bolitas de tergopol, camas sin colchón tan duras como dormir en el piso, bebes vistiendo pantalones con un tajo en la colita para hacer sus necesidades en las calles, patas de gallina por unidad envasadas al vacio, y todo lo que no te imaginas, está esperando en China. Sin duda, uno de esos destinos pocos frecuentes que gracias a sus incontables años de historia o a su sistema de gobierno social/comunista aún no ha sido contaminado fuertemente por otras culturas. Lo cierto es que hace pocos años que se está abriendo al resto del mundo, por lo cual todavía no está preparado para recibir turismo extranjero, esto se ve reflejado, por ejemplo, en los menús de restaurantes, señales, o mapas, que mayormente solo están disponibles en idioma chino, como así el sistema de compra on-line de los pasajes de tren que solo son posibles reservar con tarjetas de créditos chinas, y sino solo queda la opción de comprarlos en la estación de tren y correr el riesgo de viajar parado o sentado en una silla dura por largas horas.  Otra gran barrera es el lenguaje, ya que nadie habla inglés, incluido el personal de hoteles 5 estrellas. 

La inmensa cantidad de gente que circula en todos los rincones es solo comparable con un recital de un grupo de rock internacional, por lo que la privacidad es un lujo que no abunda. Los hombres en general son bochincheros, gente de ambos sexos escupen con frecuencia como si estuviesen compitiendo por quien lanza el garzo más grande y ruidoso, fuman en todos lados, inclusive dentro de bares y restaurantes y hablan fuerte, al punto que las cabinas de tren cuentan con alto parlantes para hablar por encima del otro. Las mujeres, sin embargo, son muy coquetas y caminan de la mano entre ellas. El deporte nacional es comer, y no desperdician nada (patas de gallina, de cerdo, perro, gato, rata y hasta cordón umbilical y la placenta*).

Si aprendimos algo es que no se los puede clasificar a todos por igual, porque china es muy grande y cada provincia es un mundo en sí mismo. Son todos distintos, los ojos achinados no los hace iguales, como creíamos en un principio. Inclusive, los chinos que viven fuera del país, los que nosotros conocemos, tienen grandes diferencias con los que decidieron vivir en este hermoso lugar.

La contaminación es un problema grave que afecta duramente al país y a sus habitantes, que creen estar condenados a soportar la niebla espesa del smoke en el ambiente a cambio de no cerrar fábricas generadoras de trabajo.

La política de 1 hijo por familia sigue vigente, y se aplica con rigurosidad, pero tienen la opción de pagar al gobierno una considerable suma de dinero para tener un 2do hijo. Si el primero fue mujer, el gobierno les da una segunda chance «gratis» para tratar de conseguir el tan extra-valorado varón. Esto, en teoría, es porque las parejas al casarse se mudan con los suegros del hombre y luego la familia de la mujer queda sola, por eso prefieren hijos XY.

Una gran mentira que estamos en condiciones de desmitificar es la de “China = Barato” porque se cree que todos los productos son ¨Made in China¨. No solo eso que no es así, sino que incluso fue el país más caro que hasta ese entonces visitamos, debiéndonos privar, en algunos casos, de actividades turísticas que desorbitaban en el costo. Excepto por la comida que es EXQUISITA! y por tan solo USD2 te sirven un abundante plato de Dumplings de cerdo (algo así como ravioles hervidos y fritos), Wantongs (dumplings pero deep fried), Chow fan, Chow Mien o Bouts de verdura o cerdo (tipo boios). Nos causó especial atención la manera de comer-compartiendo que utilizan: Se ordenan 1 porción de cada plato, como sea Dumplings, verduras, ajíes, berenjenas, papa, etc. que ponen en el medio de la mesa, y luego cada uno tiene su bowl de arroz. Hay palitos chinos “públicos” que se usan para servirse desde los platos centrales al plato personal, y luego, con los palitos chinos “personales” se come. Esta práctica diaria nos llevó a convertirnos en verdaderos maestros en el manejo de los cubiertos de bamboo, pudiendo agarrar un grano de arroz o una mosca volando en el aire.

El exponencial crecimiento económico de los últimos años ha provocado grandes batallas internas entre las clases sociales, por la frecuente ¨occidentalización¨ de sus tradiciones que ya no son aceptadas socialmente por los ¨nuevos ricos¨ que tienen a los países del Oeste como ideales.

Sin embargo el trabajo duro de su gente logro que China alcance niveles de desarrollo muy altos en muchos aspectos. Con sus más de 1,3 billones de personas poblando el país, nos vimos sorprendidos con su organización, seguridad, limpieza ,desarrollo, y fue allí fue donde encontramos las personas más trabajadoras, amables, y agradables que nos dieron una hospitalidad de reyes, probamos los más deliciosos manjares de nuestro viaje, y vimos, hasta ahora, los paisajes más deslumbrantes.

Lo que queremos destacar de nuestro paso por China fue el pre concepto que teníamos de los chinos de solo observar aquellos que viven en Argentina y son dueños de supermercados, los lavaderos o trabajan en el barrio chino, y como, al cabo de 3 semanas, logro cambiar radicalmente nuestra imagen sobre ellos.

  • *Las madres, en algunos lugares de China, comen el cordón umbilical o la placenta por contener muchos nutrientes. De hecho, suelen ser robados de los hospitales y vendidos a precios altísimos en el mercado negro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *