work and holiday australia

Una entrevista laboral marcó nuestro recorrido. A una hora y media de Sydney nos entrevistaba la Restaurant Manager del reconocido Resort “Bells at Killcares”. Su restaurante italiano tiene un gran renombre gracias al “Master chef” Manfredi. Tuvimos una charla de aproximadamente una hora con Hayley quien nos pidió que regresáramos al siguiente sábado para una prueba laboral.

Siendo domingo y con una semana de “vacaciones”, mientras seguíamos buscando trabajo on-line, decidimos volver a recorrer un poco la costa Este. Dado que las distancias en Australia son enormes, no pudimos llegar tan lejos, pero los casi 2000kms manejados nos presentaron hermosas experiencias.

Primero pasamos por “Nimbin”, descripta en la Lonely Planet como una ciudad Hippie, destacada por sus locales, quienes se ha manifestado en contra de un festival acuático que no contemplaba el cuidado medioambiente, y desde entonces se supone que este pequeño lugar el ícono Australiano de una vida “verde” y sustentable. Al llegar, cualquier dirección exhibía el alma del lugar: los autos pintados de colores, las fachadas con arcoíris y los adultos vestidos a lo 60´s dejaba en claro que habíamos llegado. Nos hizo falta recorrer un poco a pié las 6 cuadras que conformaban el pueblo para darnos cuenta que realmente era una ciudad verde… estaban todos consumiendo marihuana. Desde los jóvenes hasta los viejos, desde las parejas hasta los padres delante de sus hijos dejaban apreciar el estilo de vida que reinaba.

Para sorpresa de muchos pueblerinos, nosotros preguntamos donde quedaba el museo y la fábrica de velas (turismo poco explotado), ya que entendimos que la atracción verdadera de este lugar es efectivamente  “el churro”… De todos modos, recorrimos el museo, que era para cualquier tipo de público (FUMADO!)! Un recorrido sin sentido, lleno de estímulos visuales y sonoros que generaban un desconcierto y locura total (véanse las fotos del museo de Nimbin). Un poco trastocados, fuimos a la fábrica de velas, en donde una señora (creemos que no drogada) nos explicó los procedimientos que utilizaban para generar velas ecológicas que con hermosos colores y diseños se exportaban a todo el mundo.

Con ganas de escapar de tantas caripelas, decidimos volver a uno de los lugares que más nos gustó en Australia en la visita pasada: Byron Bay. Una cuidad costera de gente de espíritu joven, playas paradisíacas y un ambiente muy “chill out”. Disfrutamos de un hermoso día de playa mientras que el resto de la semana llovió sin dar respiro. De todos modos, el viernes ya estábamos de regreso, y el sábado en nuestra primera cita laboral.

Dentro del Restaurante Franco estuvo en el Bar preparando cocktalis y cafés  sirviendo vino y cerveza, mientras que a Sabrina le tocó el “pass”, lugar desde donde se reciben los platos de la cocina, se le designa mesa y comensal y se entrega… Lo difícil además de cargar de a 3 platos hirviendo al mismo tiempo, son los nombres… que hay que informárselos a los clientes antes de entregarle su pedido… “Gundooee grass-fed wagyu bresola crostini with goat cheese, rocket and Milawa mustard”… Es solo un ejemplo de las más de 30 opciones que tienen por cada uno de sus SEIS menúes….(Véase la foto de uno de los menú).

Luego de dos turnos arduos, nos hicieron firmar papeles para el depósito del sueldo y nos dijeron que en la semana nos enviarían una propuesta de trabajo. En el mientras tanto visitamos a Mary en Sydney por su cumpleaños y nos escapamos a una playa cercana, expectantes a la respuesta del hotel y buscando trabajo intensivamente…

Pasada la semana y aun sin respuesta, decidimos avanzar a donde originalmente teníamos pensado ir, Perth. A tan solo 4000Km de Sydney.