Llegamos al aeropuerto de Christchurch 4:15 de la mañana, casi 1.5 hs antes de nuestro vuelo, ya que el taxi se atraso en venir. Al momento de hacer el check-in en nuestra aerolínea budget, nos informan que al no pagar por despachar la valija, solo podíamos cargar 10 Kg en un bolso de mano y nuestras mochilas rondaban los 14 kg. Asi que nos quedaban como opción pagar lo equivalente a la mitad del pasaje para despacharlas o alivianarnos. La salida era clara: rápidamente tuvimos que desechar todo lo que no era fundamental (toalla, ropa, productos) y ponernos encima toda la poca ropa que nos quedaba ya que nuestros productos de tecnología y el peso de la mochila en si nos ocupaba los 10 kg reglamentarios.

Finalmente pasamos los controles y dejamos tierra maorí 6:30 AM. Despues de 20 hs: 11 hs de vuelo, 8 de escala en Australia y algunas horas que le ganamos al reloj por los husos horarios, tocamos tierra Tailandesa

. Arrivamos al imponente aeropuerto de Bangkok a las 10 de la noche. Una bataola de calor y humedad nos abofeteo: te cuesta respirar, y se te hinchan los pies. Asi y todo, tomamos tren y subte que parecían de primer mundo para llegar a la estación de tren de Hualampong cerca del barrio chino donde decidimos pasar la primera noche.

Con la idea de arrancar nuestra odisea con un merecido descanso en la playa,  la tarde siguiente nos embarcamos en el tren nocturno que nos llevaría a Kho Phagnan, una isla a unos 500kms al sudeste de Tailandia, cuna de la famosa Full moon Party que se festeja una vez al mes y convoca más de 30.000 personas.

Luego 20 hs entre tren,  bus, ferry y taxi finalmente llegamos a la tan ansiada playa de Haad Yao. Un lugar alejado al noreste de la isla rodeado de resorts, bungalows, bares y restaurantes en la arena. Un lugar tranquilo, con agua turquesa a 25 grados, arena blanca y palmeras.Rapidamente conseguimos alojamiento en un bungalow con vista al mar ubicado a solo unos pasos de la playa por tan solo USD14 con ventilador, mini fridge, baño privado y ducha de agua caliente. Los primeros días los destinamos totalmente a descansar. Playa, siestas, lectura, jugos de frutas y cenas de velas frente al mar.

Despues de 2 dias de solo relax, rentamos una scooter cuasi nueva a 200 Bth  para recorrer la isla. Las calles poco mantenidas muestran un contraste entre resorts y rusticos puestos de comida, agencias de turismo, taxis y masajes. Pasamos por Haad Rin. La playa preferida sin duda donde se festeja la full moon party

. Preparado plenamente para el turista europeo, música, limpieza impecable, topless, pero muy urbanizada, ruidosa y mas concurrida que las demas.

Pedimos prestados unos equipos de snorkell y fuimos hasta Kho Ma. Una pequeña isla separada por un banco de arena. No nos gusto demasiado.

De noche el ¨Panti Market¨. Un mercado nocturno en el centro del puerto repleto de puestos de comida ausente de toda higiene y precios irrisorios donde se puede experimentar comidas típicas tailandesas, jugos de frutas exóticos y pescados a la parrilla.

La primera impresión de Tailandia fue alucinante: El calor nunca afloja, vegetación tropical frondosa, gente relajada, actitud despreocupada, humilde, lleno de homosexuales y ladyboys.Sin embargo se vuelve muy fastidioso los continuos acosos de los taxistas, masajes, tuk-tuk y vendedores insistentes, como asi tambien luchar por conseguir un precio justo. Creo que ahora tengo una idea de cómo se sienten los europeos que vienen a la argentina con euros y caminan por florida.