Entradas

Viajando por Israel

Sin ser ricos ni herederos hemos recorrido Australia, Nueva Zelanda, todo el Sudeste Asiático, parte de China, India, Israel, Europa y Sud América durante 4 años.
Viajamos en su momento sin niños, lo que permitía ser mas flexibles y arriesgados, aún así, hoy viajamos en nuestra propia casa rodante con un hijo de 3 años y seguimos haciéndolo sin ser millonarios.

El mejor aliado de un viaje largo es el tiempo. Viajar sin cronogramas, con fechas flexibles y sin apuros permite optimizar el presupuesto. Sea en paises «baratos» como el Sudeste Asiático u otros mas costosos como Europa, siempre hay manera de ajustar el presupuesto.

El trabajo es clave para poder viajar, juntar dinero o hacerlo en el camino, como sea, hay que saber administrarlo y que el trabajo sirva a tus propósitos y no al revés.

El trabajo en relaición de dependencia estipula muchas veces tu tiempo libre, el sector privado y las leyes gobernantes determinan cuántas vacaciones y días libres mereces por tus 11 meses y medio de trabajo, política con la que no profesamos.

Insistimos en que viajar por largo plazo no tiene que ver con el nível de ingresos que tengamos sino con la simpleza que uno decida hacerlo. Y la simpleza no significa que uno viaje como un *, deje de consumir o darse algun gusto, sino que se trata de ajustar algunos hábitos y no dejarase llevar por el consumismo que la sociedad de hoy nos propone. Dejar de aferrarse a lo material y asociar la riqueza con las poseciones, ya que la máxima riqueza que uno puede tener es el TIEMPO… y todos nacemos con esa herencia, es cuestión de saber invertirlo.

Viajar en tren, bus, dedo o barcos es la alternativa económica que elegimos ante el avión, aunque un vuelo de 1 hora signifiquen 15 en barco. Hospedarse en hostels, guesthouses o casas de familia son nuestras opciones ante cadenas hoteleras.

Opciones para ahorrar viajando

Además hay miles de recursos para gastar menos o incluso viajar «gratis», por ejemplo:

  • Comprar packs de viajes en vez de todo separado, como el Eurial Pass en Europa.
  • Compartir auto con otros viajeros, en varios países hay distintas apps, en Argentina es Carpoolear (facebook), en Nueva Zelanda o Australia Shareyourride o en Europa Blablacar.
  • Viajar a dedo, aunque algunos lo consideren peligroso hay viajeros que han dado la vuelta al mundo de esta manera (ejemplo Marcando el polo), nosotros recorrimos México, Colombia y parte de Sudamérica y no solo no fue peligroso sino que conocimos gente local maravillosa que hasta nos invitó a sus hogares.
  • Couchsurfing: comunidad de viajeros que comparte su sofá, habitación extra o cama propia de manera gratuita por el mero intercambio cultural. Lo hemos hecho alrededor de todo el mundo, y hemos hospedado gente en casa también. Es una excelente manera de conocer la realidad de cada lugar mas alla de ahorrar dinero.
  • Cambiar trabajo por hospedaje, limpiando, cocinando, pintando o ayudando como uno sepa, en cualquier parte del mundo.
  • Cuidar casas o mascotas por hospedaje o dinero (house-sitting) lo hacen mucho los chicos de Un viaje de ida (@unviaajedeidaa) .
  • Viajar en casas rodantes por $1… en Nueva Zelanda, Australia y Europa …las empresas de alquiler de motorhome ofrecen «relocation» de autos, vans, motorhome y otros vehículos, o sea traer de regreso a las oficinas de alquiler aquellos vehículos que fueron dejados en un punto diferente al de origen. Se pueden buscar en Google como «transfercar» o «relocation van» o bien por nombres de las empresas como Apollo, Jucy, etc en el pais de interés.

Estilo de vida

Por otro lado, es clave el uso del dinero conciente como forma de vida…
Por el precio de un delivery de pizza con cerveza en Buenos Aires podes cenar 10 veces en un puestito callejero de Tailandia (incluso mas rico y mas sano)
Por el valor de un alquiler mensual en la ciudad recorres en tren miles de kilómetros en India.
Llenar el tanque de nafta del auto equivale por ejemplo a 3 noches de hospedaje en una cabaña en la playa de Vietnam.

Cómo financiamos nuestros viajes?

Nuestra experiencia como viajeros empezó en el 2011, después de terminar las carreras universitarias, volamos al pais de la nube blanca y recorrimos en motorhome Nueva Zelanda, con la work and holiday visa trabajamos en ciudades y pueblos de cualquier cosa que nos diera experiencia personal y dinero para sumar kilómetros. Juntamos kiwis, lavamos autos y habitaciones, fuimos recepcionistas de hoteles, bartenders, mozos, cajeros y varios oficios que nos permitieron involucrarnos en la cultura y realidad de este país que se convertiría en uno de nuestros preferidos en el mundo.
En 2014 volvimos a trabajar en el exterior, esta vez en Australia con la visa de trabajo. Al igual que antes, trabajamos de todo, hasta 15 horas al dia y hasta 3 trabajos paralelos. En Argentina con mucho mucho esfuerzo emprendimos la tienda del viajero y nos permitió seguir ahorrando para cumplir otro sueño.

Hoy viajamos en casa rodante y optimizamos el presupuesto cocinando en vez de ir a restaurantes, durmiendo en sitios públicos y gratuitos en vez de campings, buscando actividades sin costo o bajo precio antes que atracciones caras (aunque tenemos destinados ahorros a algunas esenciales como Perito Moreno, etc). Además en líneas generales elegimos viajar simple.

Se trata de ponerse un objetivo claro y motivador, que en nuestro caso son los viajes. Conociendo los valores de pasajes y /o cantidad de dias disponibles se puede establecer un presupuesto aproximado y comenzar a trabajar por ello.

Muchos ahorran el dinero antes, otros durante. Recursos hay infinitos, manos y mente tenemos todos asi que solo depende de nuestro real deseo y voluntad de cumplir los sueños.

Deja de soñar tu vida y empezá a vivir tus sueños